lunes, 15 de diciembre de 2014

Contemos un cuento

Versión creada por mí e inspirada en el anterior juego "Érase una vez". En esta versión introduzco elementos motivadores para los niños. La propia caja que lo contiene, custodiada por "Los ojos del dragón": Etamin y Rastaban, ya nos predispone a mirar en su interior...

hasta el momento en que decido abrirla para poder desvelar su misterio, impregna de suspense e imaginación todas las pesquisas de los alumnos.
Su contenido no defrauda, anima a indagar... y ellos escuchan con atención la historia que tiene cada uno de los objetos que aparecen en el primer vistazo:
Un papel escrito con las instrucciones básicas y una serie de objetos que son los atributos que dotarán de poderes a algunos participantes en el juego.
El "Colmillo o cuerno de la Suerte" que lleva conmigo toda la vida, ya estaba en el aula de mi madre (también maestra) desde que tengo recuerdos; pues allí me crié y con aquel cuerno aprendí a leer.
La "Lanza de la sabiduría", me acompañó en una escuela unitaria, trazando el camino que la vista de mis alumnos más pequeños recorría en pos de las frases, palabras y letras que iban entendiendo.
La "Vara Mágica", del naranjo de mi patio, impregnada de azahar, y que dará poderes extraordinarios y mágicos a quien la posea.
La "Serpiente de un solo ojo", peligrosísima, pues esconde en su interior una aguja de madera que puede impregnarse con pócimas o venenos que derramará por su boca hueca (La hice yo mismo, siguiendo las instrucciones de un manual de hechicería, con la rama de un peral en un corral de Salamanca...)

Escuchan estas historias, preguntan y atienden a las respuestas... Se van motivando con las narraciones y quieren formar parte del mundo que se abre ante sus ojos. Ya podemos destapar el resto:

y aparecen las cartas, estilo pergamino, con principios, finales y palabras de narración agrupadas en personajes, lugares, objetos, eventos y aspectos.

Servirán para guiar nuestros pasos. Además he añadido figuras de diferentes colores que representan a  cada uno de los equipos, dados de muchas caras y varias formas que determinarán al azar la suerte que correremos, un pequeño dragón que podrá sacarnos de algún apuro... y quién sabe cuántas cosas más se nos ocurrirán en el transcurso del juego. Pues esto "está vivo" y evolucionará con nuestra imaginación.
¡Ahora toca divertirnos creando cuentos!