domingo, 14 de diciembre de 2014

El rey "Fuego"

Trabajo por equipos.



Introducción al juego Érase una vez… (prueba inicial de invención colectiva con el grupo de 3ºA (niños y niñas de 8 y 9 años).
Experiencia en clase (viernes 12 de diciembre de 2.014):

Equipo: Beatriz, Ling, Manuel, Abdelaziz, Lucía y Pablo.

  Beatriz: - Érase una vez, hace muchos años, un rey que tenía el poder del fuego. (Tira la carta con la palabra “Fuego”)
Ling (como no sabe bien el castellano, le ayuda Beatriz): El rey vivía feliz, pero cuando pasa el tiempo, desea tener un hijo. (Tira la carta: “Pasa el tiempo”)
Abdelaziz: - Pero una bruja malvada le echa una maldición que solo se rompería cuando su hijo se casara. (Tira la carta: “Maldición”)
Lucía: - El niño bebe un veneno y le empieza a hacer efecto la maldición de la bruja. (Tira la carta: “veneno”)
Manuel: - Algunos años más tarde un hada buena puede hacer un cambio mágico… (Tira la carta “Cambio mágico”)
Pablo: - … Y logra romper el hechizo. (Tira la carta “Hechizo”)
 a continuación juega él mismo la carta final:
 Así “Fue liberado de su encantamiento y al día siguiente se casaron”.

...

V. J.: - Hay algo que no me queda claro en esta narración: ¿En qué consistía la maldición? ¿Cuáles eran sus efectos?
Beatriz: - Que el niño quedaría dormido hasta que se casara.
V. J.: Pero eso hay que decirlo. Entonces le condena a estar soltero toda su vida, porque como está dormido no puede decir el “sí quiero”.
Beatriz y Lucía: - No, porque van a romper la maldición…
V. J.: Otra cosa muy importante que todavía me tiene intrigado: ¿En qué consiste el “Poder del Fuego” que tiene el rey.
Beatriz: - Está claro, que echa fuego por las manos.
V. J.: - ¿Y cuándo lo emplea en el cuento?

Lucía: - ¡PARA ASAR EL POLLO DEL BANQUETE DE LA BODA!

Aplaudimos todos la ocurrencia y nos reímos, lo hemos pasado bien componiendo en grupo esta narración. Los demás equipos también quieren contar la suya; pero será otro día…

Cuento (versión final):
 “El Rey Fuego”

Érase una vez, hace muchos años, un rey que tenía el poder del fuego. El rey vivía feliz, pero cuando pasa el tiempo, desea tener un hijo. Una bruja malvada le echa una maldición que solo se rompería cuando su hijo se casara: El niño quedaría dormido hasta que contrajera matrimonio. El pequeño príncipe bebe un veneno y le empieza a hacer efecto la maldición de la bruja. Duerme profundamente y no se despierta.

Algunos años más tarde una chica se enamora de él y puede hacer un cambio mágico logrando romper el hechizo; “fue liberado de su encantamiento y al día siguiente se casaron”. El rey, lleno de felicidad, extendió las manos y con su poder del fuego asó el pollo del banquete. Los príncipes fueron felices, comieron pollo asado, y nos dieron con los huesos en las narices.

FIN


Autores: Betriz, Lucía, Ling, Manuel, Abdelaziz y Pablo.